El Hospital de la Santísima Trinidad realiza cirugías mínimamente invasivas para el tratamiento del cáncer de esófago

El Dr. Nicolás Macías, cirujano general de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad, señala que pese a la complejidad de esta técnica, al ser menos agresiva para el paciente, disminuyen las complicaciones

El Dr. Nicolás Macías en uno de los quirófanos de la FHGST

El cáncer de esófago se produce cuando las células de la pared esofágica comienzan a crecer de forma descontrolada y sobrepasan en número a las células normales, produciéndose un tumor que puede llegar a estrechar el calibre del esófago. Es una patología muy grave, que precisa de la participación de varios especialistas para su tratamiento. Los casos operables, que no son todos, requieren una cirugía muy compleja para la extirpación completa del esófago, por su situación anatómica y porque implica sustituir este órgano para permitir la alimentación normal. Habitualmente, se utiliza una porción de estómago para restablecer la continuidad del tubo digestivo. La dificultad de la cirugía aumenta si tenemos en cuenta que el tumor debe ser extirpado en su totalidad, con suficiente margen sano alrededor, y que este concepto de totalidad incluye los ganglios linfáticos adyacentes, explica el Dr. Macías.

Para ello, generalmente se precisaban grandes incisiones, una en el tórax y otra en el abdomen. Sin embargo, gracias al abordaje combinado laparoscópico y toracoscópico, ahora podemos realizar este procedimiento a través de incisiones de 1 cm o menos, manteniendo las mismas garantías de extirpación completa del tumor y disminuyendo las complicaciones y la estancia hospitalaria. Técnicamente es todavía más complicado que el abordaje tradicional, pero el nivel de agresión que sufre el paciente es mucho menor y eso influye directamente en su recuperación, continúa el cirujano.

Principales ventajas.

Las principales ventajas de esta técnica repercuten directamente sobre la evolución de los pacientes. Aunque la cirugía del esófago presenta un porcentaje elevado de complicaciones y con este tipo de abordaje no podemos eliminarlas todas, es cierto que de esta manera conseguimos reducirlas: menor dolor postoperatorio, que facilita la movilización precoz, una reintroducción de la dieta oral más temprana y una drástica reducción de las complicaciones respiratorias. Sin olvidarnos de las ventajas desde el punto de vista oncológico, con extirpaciones completas y tiempos de recuperación más cortos, que permiten administrar la quimioterapia postoperatoria dentro de los márgenes de tiempo recomendados, señala el especialista.

Los enfermos de cáncer de esófago son pacientes complicados, generalmente desnutridos y con un sistema inmune debilitado, por lo que precisan un seguimiento estrecho y no descuidar ningún aspecto de su recuperación. Aunque se trata de tumores de mal pronóstico, es necesario transmitir que existen opciones de tratamiento que mejoran la supervivencia y aportan calidad de vida, y esas opciones son una realidad para nuestros pacientes, concluye el cirujano.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?


Imagen: freepik.es

El golpe de calor es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol o por hacer ejercicio físico en ambientes calurosos.
En estas situaciones, el cuerpo pierde agua y sales necesarias para su buen funcionamiento, por lo que tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración, motivo por el se produce un aumento de la temperatura corporal.

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer un golpe de calor?

  • Los menores de 5 años, los mayores de 65 años y las personas con discapacidad.
  • Personas con enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes, cardiopatía, obesidad, alcoholismo…)
  • Personas que realizan deporte al aire libre o trabajos físicos cuando la temperatura es muy elevada.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor de cabeza.
  • Piel enrojecida.
  • Mareo
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre alta.
  • Dificultad respiratoria.

¿Cómo prevenir un golpe de calor

  • Evita salir de casa durante las horas centrales del día (entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde).
  • Bebe muchos líquidos, aunque no tengas sed. Sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos.
  • Evita las bebidas alcohólicas.
  • Limita la actividad física en las horas centrales del día.
  • Evita la exposición directa al sol.
  • Usa ropa de tejidos naturales, de colores claros, ligera y no ajustada. Lleva sombrero o gorra, gafas de sol y utiliza cremas solares protectoras.
  • En casa, utiliza las habitaciones más frescas.
  • Baja las persianas durante el día y súbelas cuando baje la temperatura.
  • Abre las ventanas por la noche para refrescar la vivienda.
  • No permanezcas en el interior del vehículo estacionado con las ventanillas subidas. Cuando aparques, no dejes a niños, ancianos y mascotas en el interior con las ventanillas subidas.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

  • Coloca a la persona en un lugar a la sombra.
  • Retírale la ropa para refrescarle.
  • Si está consciente, colócale la cabeza ligeramente elevada y ofrécele mucha agua fresca.
  • Mójale ligeramente con agua fría, sobre todo la cara y las axilas. (No hacerlo bruscamente) y nunca le meta en la bañera para enfriarle.
  • Si está consciente colócale tumbado de lado, con las piernas flexionadas y busca atención médica urgente.
  • Nunca debes dar líquidos a una persona inconsciente.

 

Hoy, 14 de julio, se celebra el Día Internacional de los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE).
En la Fundación hemos elaborado este vídeo en reconocimiento al trabajo que realizan diariamente nuestros Auxiliares de Enfermería, para ofrecer a nuestros pacientes una asistencia sanitaria de calidad.