Cuidado de la piel tras el periodo estival ¿Por qué es importante revisar la piel después del verano? ¿Qué efectos está teniendo el COVID en la piel?

En verano, solemos pasar más tiempo fuera de casa y nuestra piel está expuesta a la radiación solar muchas más horas. Además, el contacto frecuente con el agua del mar y el de las piscinas que contengan cloro, hace que nuestra piel se vea más deshidratada. El Dr. Javier Cañueto Álvarez, dermatólogo de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad, incide en la importancia de revisar la piel tras el verano, especialmente este año, después de haber estado confinados tanto tiempo.

Siempre debemos cuidar y proteger nuestra piel, no solo en verano. Sin embargo, después del periodo estival es muy importante que los pacientes acudan a la consulta de dermatología para hacerse una revisión. En estas revisiones, los especialistas evaluamos el estado de la piel del paciente, si han aparecido nuevas lesiones como manchas blancas o marrones, carcinomas o lesiones precancerosas en las zonas más expuestas al sol, etc. Con una correcta exploración, valoración y un diagnóstico adecuado, podemos indicar el tratamiento más apropiado para tratar estas lesiones.

Revisiones al finalizar el verano

Este año hemos vivido un verano un tanto atípico. Por un lado, un confinamiento prolongado durante la primavera no permitió a nuestra piel acondicionarse de manera progresiva para hacer frente al sol del verano. Por otro, la ilusión que muchas personas han sentido tras ese periodo por salir al aire libre y por tener contacto con la naturaleza ha motivado, en algunos casos, una exposición solar más descuidada. En un principio, eso generó una mayor aparición de quemaduras solares junto con cuadros de erupción solar polimorfa, lo que algunos llaman alergia al sol, -que es poco habitual verla en pleno verano-. A medida que el verano ha ido avanzando, también acudían a la consulta pacientes preocupados por la aparición de algunas manchas. Aunque en la mayor parte de los casos esas manchas no son importantes, es muy conveniente revisar la piel en busca de lesiones que sí pueden serlo.
Además, hay que tener en cuenta que este año muchas personas han estado bastante tiempo sin acudir al dermatólogo, al igual que a otros especialistas, debido a los ajustes asistenciales que supuso la pandemia y por tanto es quizás más necesario aún.

Manchas solares más frecuentes

Entre las manchas que aparecen habitualmente en la piel, es frecuente que surjan léntigos solares, que consisten en pequeñas manchas marrones localizadas en zonas expuestas al sol de manera crónica o que han sufrido quemaduras. En algunas ocasiones, estas manchas se hacen más gruesas y constituyen lo que se conoce como queratosis seborreicas. Aunque son lesiones benignas, a menudo indican que la piel de los pacientes que las padecen puede haber estado sometida a la influencia de la radiación solar, que es el agente ambiental más importante para el desarrollo del cáncer de piel.
En el caso de que el paciente esté preocupado por su presencia, este tipo de lesiones pueden tratarse de manera sencilla con diversos procedimientos.

 En los meses de verano también se acentúan otro tipo de manchas como el melasma, que consiste en una hiperpigmentación característica que aparece en la región facial, más frecuentemente en mujeres que se encuentran en tratamiento con anticonceptivos hormonales o durante el embarazo. Existen tratamientos para ayudar a reducir la pigmentación de la piel en las zonas afectadas y también para reducir la aparición de dichas manchas.

Evolución de los lunares

Durante la temporada estival, algunas personas toman conciencia de sus lunares, entre otras cosas porque se hacen más visibles al utilizar ropa más ligera o porque pasamos más tiempo en bañador o en bikini. En ese momento, el paciente se da cuenta de que alguno de los lunares que tenía desde hacía años ha sufrido algún cambio o ha aparecido alguno nuevo y decide consultar con el especialista.

Es aconsejable, en el caso de que se observen nuevas lesiones pigmentadas en la piel o cambios en alguna de las preexistentes, consultar con un especialista, que podrá valorar de manera motivada si ese cambio esconde una transformación preocupante o si la nueva lesión que ha surgido debe eliminarse.

Cambio estacional

Ahora que empieza el otoño, con el cambio estacional, debemos estar atentos al empeoramiento de algunas enfermedades que suelen mejorar durante el verano, como la dermatitis atópica o la psoriasis. Además, es un buen momento para ponerle remedio al acné, ya que algunos de los tratamientos empleados para su tratamiento pueden ser efectivos.

Efectos del coronavirus en la Piel

En el contexto actual de pandemia por el nuevo coronavirus, los pacientes también nos han consultado cuestiones relacionadas con la COVID19 y el efecto que las medidas de prevención del contagio tienen sobre la piel.

La utilización de mascarillas durante largos periodos de tiempo es responsable de la aparición de una especie de acné -probablemente por el efecto oclusivo de la mascarilla sobre la piel- que se ha denominado “mascné”. También es frecuente la aparición de lesiones de dermatitis perioral, relacionadas con las mascarillas, que provoca un efecto irritativo sobre la piel de algunas personas más sensibles.

El lavado de manos frecuente, unido al empleo de geles hidroalcohólicos y de productos de limpieza agresivos, son responsables de formas de dermatitis irritativas de manos. Sin embargo, existen soluciones para estos problemas y consejos que pueden contribuir a reducir el impacto de estas medidas sobre la piel.

Asimismo, en relación con la enfermedad por el nuevo coronavirus, se ha hablado mucho de la posible afectación cutánea.

 Algunas personas pueden mostrar exantemas, erupciones generalizadas de color rosado, a veces planas y otras veces algo abultadas, urticariformes. También ha sido frecuente la aparición, en algunas personas, de lesiones que recuerdan a sabañones en pies o en manos y que esconden una afectación vascular. No obstante, no debe cundir el pánico porque en los meses fríos muchas personas pueden padecer sabañones sin que eso tenga relación con el nuevo coronavirus.
No debemos olvidar el tema más comentado, que ha sido el de la caída del cabello después de la COVID19. Efectivamente se observa, sobre todo en personas que han tenido una infección más grave, una forma de caída del cabello que puede resultar alarmante, aunque en general es reversible. Se trata de un efluvio telogénico, algo que también se observa ante otros fenómenos de estrés físico o emocional, pero que tras la COVID19 es, en algunas ocasiones, muy llamativo.

Como hemos visto, hay muchos procesos en la piel que pueden surgir tras el verano o en el contexto de la actual pandemia y por ello, es muy aconsejable consultar con el especialista en dermatología, que intentará ayudarte a resolver todos esos problemas.

¿Qué se considera contacto estrecho?, ¿Qué tengo que hacer si he estado en contacto con un caso sospechoso o confirmado de COVID-19?

La detección precoz es clave para controlar la propagación del virus, además, si tenemos en cuenta que el número de contagios no para de crecer en los últimos días, identificar los contactos estrechos de un caso positivo es clave para evitar una transmisión masiva del virus.

Según explica la Dra. Mariví Montero Rivero, especialista en Medicina Interna de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad, “se considera contacto estrecho a cualquier persona que haya estado con un caso sospechoso o confirmado, sin las medidas de protección necesarias, a una distancia menor de dos metros y durante más de 15 minutos, en las 48 horas anteriores a la aparición de sus primeros síntomas o del diagnóstico.
También se considera contacto estrecho a cualquier persona que haya estado proporcionando cuidados a un caso confirmado, sin la protección adecuada.

Cuando se identifica un caso Covid confirmado se inicia el rastreo de los contactos estrechos”.

¿Qué ocurre si soy un contacto estrecho de un caso confirmado?

“En primer lugar, los profesionales sanitarios realizarán PCR si lo consideran oportuno. En cualquier caso, siempre indicarán vigilancia y cuarentena durante los 10 días (*) posteriores al último contacto.
Transcurridos los 10 días, siempre y cuando no se haya sufrido ningún síntoma, la persona podrá volver a su rutina”, continúa la especialista.

(*) El pasado 22 de septiembre, la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad aprobó la actualización de la “Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de la COVID-19”. El texto incluye, entre otras novedades, la incorporación de los test antigénicos como herramienta de diagnóstico y cribado y la reducción de 14 a 10 días del aislamiento domiciliario de los contactos estrechos.

Resultados PCR

“Si el resultado de la PCR es positivo, la persona pasa a ser un caso confirmado. Un profesional sanitario se pondrá en contacto con esa persona para darle una serie de indicaciones: autoaislamiento en una habitación individual, si es posible, toma de temperatura dos veces al día, vigilancia de aparición de tos, dificultad respiratoria, etc., e identificará a sus contactos estrechos. Los profesionales sanitarios realizarán un seguimiento de los casos confirmados y les informarán de la finalización de la cuarentena“, indica la especialista.

“Si el resultado de la PCR es negativo, la persona deberá permanecer aun así en aislamiento domiciliario hasta los 10 días desde el último contacto y seguir las indicaciones del personal sanitario.
Es muy frecuente que en las primeras 48 horas el resultado de la PCR sea negativo, sobre todo cuando la persona es asintomática, y esto genera una falsa sensación de seguridad y un aumento de transmisión del coronavirus. Por eso, es muy importante que los 10 días posteriores al último contacto con un caso confirmado, la persona permanezca en aislamiento y no relaje las medidas de protección“, señala la Dra. Montero.

En ese sentido, la doctora también insiste en que las medidas de protección nunca deben disminuirse, ni si quiera cuando ya se ha pasado la enfermedad, puesto que ya ha habido casos de reinfección. 

¿Qué se considera contacto estrecho?, ¿Qué tengo que hacer si he estado en contacto con un caso sospechoso o confirmado de COVID-19?

La detección precoz es clave para controlar la propagación del virus, además, si tenemos en cuenta que el número de contagios no para de crecer en los últimos días, identificar los contactos estrechos de un caso positivo es clave para evitar una transmisión masiva del virus.

Según explica la Dra. Mariví Montero Rivero, especialista en Medicina Interna de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad, “se considera contacto estrecho a cualquier persona que haya estado con un caso sospechoso o confirmado, sin las medidas de protección necesarias, a una distancia menor de dos metros y durante más de 15 minutos, en las 48 horas anteriores a la aparición de sus primeros síntomas o del diagnóstico.
También se considera contacto estrecho a cualquier persona que haya estado proporcionando cuidados a un caso confirmado, sin la protección adecuada.

Cuando se identifica un caso Covid confirmado se inicia el rastreo de los contactos estrechos”.

¿Qué ocurre si soy un contacto estrecho de un caso confirmado?

“En primer lugar, los profesionales sanitarios realizarán PCR si lo consideran oportuno. En cualquier caso, siempre indicarán vigilancia y cuarentena durante los 14 días posteriores al último contacto.
Transcurridos los 14 días, siempre y cuando no se haya sufrido ningún síntoma, la persona podrá volver a su rutina”, continúa la especialista.

Resultados PCR

“Si el resultado de la PCR es positivo, la persona pasa a ser un caso confirmado. Un profesional sanitario se pondrá en contacto con esa persona para darle una serie de indicaciones: autoaislamiento en una habitación individual, si es posible, toma de temperatura dos veces al día, vigilancia de aparición de tos, dificultad respiratoria, etc., e identificará a sus contactos estrechos. Los profesionales sanitarios realizarán un seguimiento de los casos confirmados y les informarán de la finalización de la cuarentena“, indica la especialista.

“Si el resultado de la PCR es negativo, la persona deberá permanecer aun así en aislamiento domiciliario hasta los 14 días desde el último contacto y seguir las indicaciones del personal sanitario.
Es muy frecuente que en las primeras 48 horas el resultado de la PCR sea negativo, sobre todo cuando la persona es asintomática, y esto genera una falsa sensación de seguridad y un aumento de transmisión del coronavirus. Por eso, es muy importante que los 14 días posteriores al último contacto con un caso confirmado, la persona permanezca en aislamiento y no relaje las medidas de protección“, señala la Dra. Montero.

En ese sentido, la doctora también insiste en que las medidas de protección nunca deben disminuirse, ni si quiera cuando ya se ha pasado la enfermedad, puesto que ya ha habido casos de reinfección. 

Comienzan las pruebas PCR al Personal Docente Investigador y Personal de Administración y Servicios de la UPSA, realizadas por la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad

Esta mañana, personal de enfermería y técnicos del laboratorio de la Fundación se han desplazado a la Universidad Pontificia de Salamanca para la realización de las pruebas PCR.

 

 
La Universidad Pontificia de Salamanca tiene previsto realizar las pruebas PCR en dos fases a un total de 295 trabajadores. La primera fase ha comenzado hoy con la realización de 117 pruebas de diagnósticas y continuará mañana con la realización de las pruebas a la totalidad del Personal de Administración y Servicios (111 personas). Los 64 miembros restantes del Personal Docente Investigador-docentes que se incorporarán a su labor el día 28, se someterán a las PCR en una segunda fase, que tendrá lugar la semana anterior al inicio de las clases.
 

 
La realización de las pruebas, efectuadas por personal sanitario de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad, es una de las múltiples medidas de seguridad y de atención sociosanitaria que contempla la UPSA para salvaguardar la salud y la seguridad de sus trabajadores y de sus estudiantes. Esta prueba de diagnóstico ha sido establecida de acuerdo a las recomendaciones recibidas por parte del Ministerio de Universidades, la Declaración de actuaciones coordinadas en Salud pública frente a la Covid-19 para centros educativos durante el curso 2020-21 y el Comité de Seguridad y Salud de la UPSA.

La FHGST incrementa su cuadro médico en el servicio de policlínicas con la incorporación de dos nuevos especialistas

El próximo miércoles, 9 de septiembre, el nefrólogo, el Dr. José Luis Lerma Márquez y el Dr. Andrés Juan Fernández, Cirujano General, se incorporarán a la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad

 

El Dr. Lerma pasará consulta en la policlínica los miércoles, de 15:30h a 18:00h. El Dr. Juan  pasará consulta los miércoles, en horario de 15:30h a 18:00h, y los viernes, de 18:30h a 21:00h.

El Dr. Lerma, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, es médico especialista en Nefrología, vía MIR, en la Fundación Jiménez Díaz y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid.
Actualmente trabaja como Jefe de Servicio del Complejo Asistencial de Salamanca y como profesor adjunto en la Universidad de Salamanca.

El Dr. Juan, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca, es especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, vía MIR, en el Hospital General Yagüe de Burgos. Autor de numerosas publicaciones y comunicaciones, ha trabajado en el hospital «Virgen del Puerto» de Plasencia, en el Complejo Hospitalario de Cáceres y en el Complejo Asistencial de Ávila, donde trabaja actualmente.