La risoterapia como fuente de vida

Pablo Santos Marcos, director de la Residencia de Mayores Santísima Trinidad y Trabajador Social Gerontólogo y Monitor en Dinámica de la Risa, nos habla de los efectos beneficiosos de esta alternativa terapéutica
 

 

equipo profesional pablo + auxiliar 2
 

Hablar de salud es hablar de vida. La O. M. S. (Organización Mundial de la Salud) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Cualquier desequilibrio en alguna de las dimensiones anteriores (física, mental y/o social) puede provocar malestar en el individuo, y por tanto puede llegar a afectar a la vida cotidiana del sujeto. Aunque es cierto que el modelo biomédico tradicional da respuesta a muchos problemas de salud, en los últimos años se ha dado un paso importante en lo relativo a nuevos modelos interpretativos que nos permiten  entender mejor los procesos del complejo binomio salud-enfermedad. En este ámbito surge el Pluralismo Médico que nos facilita la comprensión de la combinación de elementos del modelo biomédico normalizado con otros conocimientos terapéuticos que también se emplean con el fin de restablecer la salud. Estos conocimientos de engloban dentro de lo que se conoce como MAC, Medicinas Alternativas, Complementarias y Tradicionales.

Gran número de personas utilizan este tipo de Medicinas para buscar lo que no encuentran en la Medicina alopática o convencional. Dentro de estas MAC, se encuentra la Risoterapia o Geloterapia (Gelos= del griego reír).

Está demostrado científicamente que los efectos beneficiosos de esta alternativa terapéutica son múltiples, y se emplean para superar tanto problemas físicos, como de orden social y psicológicos. Galeno hace más de dos mil años ya hacía alusión a la relación que existe entre la dimensión emocional y física de las personas, afirmando que aquellas mujeres con un carácter más taciturno eran más propensas a padecer cáncer de mama que las más jocosas.
 

La gente feliz vive más tiempo

La gente feliz vive más tiempo (Deeg y Van Zonneveld, 1989), y la gente infeliz refiere peor estado y más problemas de salud (Arglye, 1997).

Posiblemente una de las historias más destacables y que ponen de relieve la importancia de los efectos beneficiosos de la risa es la de Norman Cousins. A este editor norteamericano le diagnosticaron sobre 1950 una enfermedad para la cual por aquel entonces no existía cura, espondilitis anquilosante. Los médicos le pautaron dosis de vitamina C. El protagonista de esta historia se percató que cuanto más triste estaba, más molestias y dolores tenía; y al contrario, cuanto mejor era su estado de ánimo, menos dolores tenía.  Para completar el tratamiento médico no se le ocurrió otra cosa mejor que ver películas del gordo y el flaco y de los hermanos Marx. Cuenta la historia que tan pronto comenzó a reírse a carcajadas mejoró notablemente de su enfermedad, pero tuvo que trasladarse a un hotel cercano, porque sus carcajadas eran tan intensas que molestaba a los demás enfermos. Norman Cousins plasmó su experiencia en un libro que se llama “Anatomía de una Enfermedad”. Si bien el poder terapéutico de la risa no cura por sí mismo, si ayuda a la hora de luchar contra las enfermedades completando sus efectos terapéuticos y como apoyo a otros tratamientos.

Sullivan y  Deane, en 1988 demostraron que existe una estrecha relación funcional causal entre la salud y el ánimo de las personas, partiendo de la base de que la risa potencia el sistema inmunológico.

La aplicación de las terapias de la Risa se lleva a cabo a través de Talleres de Risoterapia en los que un monitor adecuadamente formado utiliza con los participantes técnicas de expresión verbal, corporal, musical y artística a través de juegos y dinámicas grupales para provocar de forma espontánea la risa. Algunos de los beneficios de su práctica son:

  • Efecto analgésico: favorece la producción de endorfinas y encefalinas en el cerebro.
  • Elimina el insomnio: debido a la sana fatiga de una buena sesión de risa.
  • Mueve la musculatura: cada carcajada activa cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se pueden ejercitar con la risa.
  • Facilita la digestión: a través de los movimientos que produce el diafragma.
  • Favorece la eliminación de la bilis y de toxinas.
  • Elimina el estrés.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Evita el estreñimiento.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Fortalece el corazón.
  • Limpia los ojos con las lágrimas.
  • Despeja nariz y oídos: al provocar vibraciones en la cabeza.
  • Efecto tonificante: rejuvenece al estirar y estimular los músculos de la cara.
  • Mejora la capacidad respiratoria: los pulmones duplican  su capacidad pulmonar, lo que a su vez mejora la oxigenación.
  • Masajea y estira la columna vertebral y las cervicales.


Además, a través de la Risoterapia se facilitan las relaciones sociales. En un contexto de relación terapéutica puede favorecer la recogida de información que potencialmente puede provocar ansiedad o miedo, actuando a través del humor como una poderosa herramienta de comunicación efectiva.

En cierta ocasión en un tribunal de la Universidad de Salamanca en la que presentaba un proyecto de Risoterapia, uno de los miembros me preguntó en qué lugar ubicaría una consulta de esta naturaleza, a lo que le respondí que justo al lado de las consultas de los médicos de Atención Primaria. Muchos pacientes necesitan ser escuchados, comprendidos, pero sobre todo precisan mitigar la soledad en unos casos, y el aislamiento social en otros, en la que se encuentran sumidos. Los estados de desánimo se pueden combatir a través de esta herramienta.

Los Hospitales son lugares clave para llevar a cabo este tipo de proyectos. A través de esta terapia el paciente reduce sus niveles de ansiedad ante lo desconocido, manifiesta mejores respuestas terapéuticas ante la enfermedad, mejora su capacidad de lucha y sobre todo, en algunos casos, se reduce el tiempo de estancia hospitalaria.

En la Residencia de Mayores Santísima Trinidad ya hemos realizado varios talleres de risoterapia para nuestros mayores y la respuesta siempre ha sido muy positiva por su gran acogida por parte de nuestros residentes.