Principales causas del fracaso de la lactancia materna.

¿Tienes dudas sobre dar o no el pecho a tu bebé? ¿Has oído mucho sobre los beneficios e inconvenientes de la lactancia materna pero no sabes qué es verdad y qué no lo es?

En esta artículo Margarita Rodrigo Martín y Miriam Martín Muñoz matronas del Hospital de la Santísima Trinidad nos hablan de las principales causas del fracaso en la lactancia.

 

La lactancia materna es la forma natural y espontánea de alimentar del ser humano, y por lo tanto es la forma ideal, tanto para la madre como para el hijo.

Hace muchos años esto era así y nadie se planteaba que fuera de otra manera, entre otras cosas, porque no había otra forma de alimentar a los niños.

Boom de las leches artificiales

Sin embargo, hace unos 30-40 años hubo un boom en el desarrollo de las leches artificiales, que afortunadamente se mejoraron muchísimo y consiguieron asemejarse bastante a la leche materna. (Aunque nunca serán igual).
Los sanitarios comenzaron a recomendar y a fomentar el uso de este tipo de leche artificial entre las madres; y en la sociedad se empezó a hacer distinciones entre quienes utilizaban estas leches artificiales y quienes no. Se empezó a decir que las personas que alimentaban a sus hijos con este tipo de leche pertenecían a un estatus social más elevado.

Es cierto que los niños con este tipo de leche engordaban más y durante muchos años (hoy en día sigue pasando) se relacionaba a un niño gordito con un niño más sano; y no siempre es así. 

De nuevo la lactancia materna, la mejor opción

Hace unos años la situación volvió a cambiar y los sanitarios comenzaron a recomendar y a incidir en la importancia y los beneficios de la lactancia materna.

Pero…¿qué problema nos encontramos ahora?

“Desde el punto de vista sanitario y de la sociedad se está presionando muchísimo a las madres para que alimenten a sus hijos con leche materna; hasta el punto de que se está haciendo creer que aquellas madres que no dan el pecho a sus hijos son malas madres. Y nada más lejos de la realidad.”

Existe otro problema y es que en muchos casos la generación que vivió ese boom de la leche artificial son las madres de las mujeres que ahora están embarazadas y por lo tanto es complicado que aconsejen a sus hijas sobre cómo dar el pecho, si ellas no lo vivieron así.

Además, en la actualidad, muchas de las madres primerizas no han estado previamente en contacto con bebés. La edad también influye y es que las madres de hoy en día dan a luz siendo más mayores y la paciencia que se tiene es menor. Por lo tanto, estas madres se encuentran con una presión grandísima y es que saben que tienen que dar de mamar a su hijo (para no ser malas madres), pero no saben cómo hacerlo porque nunca lo han visto, y alguna de ellas no tienen un referente familiar que les explique o les enseñe cómo hacerlo.
Y esto es un hecho contraproducente, ya que para que se produzca la lactancia y fluya bien lo más importante es que las madres estén tranquilas.

Causas del fracaso de la lactancia

– Como hemos dicho anteriormente la presión y el estrés es algo contraproducente: Cuanto más nos exijamos, cuanta más leche queramos tener para amamantar a nuestro bebe y más nerviosismo nos entre si no lo conseguimos, más fracaso tendremos.

– Cada vez la sociedad es más cuadriculada, estamos en una era en la que se necesita ver para creer y en la que se siguen instrucciones para todo. Y esto también afecta a las madres quienes muchas veces no se dejan llevar, no dejan ver y escuchar al niño, y se rigen siempre por normas o consejos estrictos. Por eso para algunas de ellas es mucho más fácil coger un biberón, que tiene unas medidas y saben qué cantidad de leche están dando a su hijo, que la leche materna que no saben a ciencia cierta cuánto habrá comido su bebé.

– Cuando se incia una lactancia mal es que cuando pueden aparecer problemas de grietas que aparecen como consecuencia de un mal agarre por parte del niño o problemas de mastitis. Estos problemas se pueden solucionar muy fácilmente si se tratan a tiempo y además, no suelen aparecer si se inicia una lactancia tranquila y sin presión de ningún tipo.

Recomendaciones

Tanto Marga como Miriam inciden en la importancia de la tranquilidad a la hora de empezar a dar el pecho y en que se dejen guiar y se dejen llevar un poco (evitando a veces ser tan cuadriculadas). “Si quieren y se dejan, van a poder. Y si al final por lo que fuera no pudieran continuar dando el pecho, tampoco pasa nada y nunca deben tomarlo como un fracaso”. Ya que afortunadamente la lactancia artificia está muy desarrollada.