Talleres

Taller de Risoterapia: se trata de una actividad que tiene muy buena acogida entre los residentes. Está demostrado científicamente que el humor positivo es un protector de la salud. Además, se sabe que las personas que se ríen más y son más felices viven más años.

En las sesiones los residentes tienen la oportunidad de sacar al niño/a interior que todas las personas llevamos dentro.

Se lleva a cabo durante mes y medio.

Objetivos: disfrutar de un espacio agradable a través de esta poderosa herramienta de comunicación, la risa. Reforzar los vínculos entre los participantes.

Metodología: a través de una serie de juegos y dinámicas de grupo, se persigue que aparezca la risa de forma espontánea. La parte práctica se complementa con explicaciones y reflexiones sobre la risa, el humor positivo y otros aspectos de interés.

Profesional responsableTrabajador Social gerontólogo. Monitor en Dinámica de la Risa.

 

Taller de habilidades de comunicación: la comunicación forma parte importante de las relaciones humanas. En este espacio los residentes aprenden algunas habilidades de comunicación básicas, así como a utilizar el estilo de comunicación asertivo.

Las sesiones se llevan a cabo a lo largo de un mes.

Objetivos: aprender a utilizar diversas habilidades de comunicación que permitan a los residentes ser más competentes socialmente. Mejorar las relaciones sociales e incrementar el nivel de autoestima de los mayores.

Metodología: el taller es eminentemente práctico. A través de este espacio los mayores aprenden a utilizar la comunicación asertiva poniendo en práctica  por parejas y en grupo distintas habilidades sociales para lograr una comunicación eficaz.

Profesional responsableTerapeuta Ocupacional.

 

Taller de psicomotricidad: La psicomotricidad trata de favorecer a través del movimiento corporal la relación y la comunicación que la persona va a establecer con el entorno que le rodea.

El Taller tiene una duración de un mes.

Objetivos: 

– Mejorar la movilidad y amplitud de movimientos.
– Mejorar la coordinación y el equilibrio.
– Ejercitar la capacidad de caminar.
– Aumentar la independencia del individuo.
– Mantener el peso dentro de unos valores adecuados a cada paciente.
– Promover la actividad física para retrasar al máximo posible su deterioro físico.

Metodología: el programa de intervención psicomotriz se articula a través de la implementación de diversas tablas de ejercicio físico en las que se trabaja la resistencia, el fortalecimiento, el equilibrio y la flexibilidad y que están encaminadas a fortalecer la musculatura y mantener la mayor amplitud articular posible en cada individuo.

Profesional responsableTerapeuta Ocupacional.