La importancia de las terapias no farmacológicas en el tratamiento de los pacientes con Alzheimer y otras demencias, en las fases iniciales de la enfermedad.

21 septiembre, 2017

La importancia de las terapias no farmacológicas en el tratamiento de los pacientes con Alzheimer y otras demencias, en las fases iniciales de la enfermedad.


Bajo el lema “Sigo siendo yo, la Confederación Española de Familiares de Alzheimer “CEAFA pretende dar un paso más y dar relevancia a un eje tan fundamental como “escondido” hasta el momento: las personas diagnosticadas de Alzheimer en fase inicial o leve, cuya visión, experiencia, conocimientos, inquietudes, necesidades, opiniones… deben ser tenidas en cuenta a la hora de planificar cualquier acción específica en esta materia”. En este sentido el Neurólogo, el Dr. Jesús Cacho, especialista de la Unidad de Demencias de la FHGST, incide en la importancia de las terapias no farmacológicas, (intervenciones no químicas, apoyados sobre una base teórica, que pretenden mejorar la calidad de vida de las personas sanas o enfermas), en el tratamiento de estos pacientes.

En el envejecimiento del ser humano existe una sucesión continuada entre la cognición del anciano normal, el que tiene solamente una pérdida de memoria pero se vale por sí mismo, (Deterioro Cognitivo Leve -DCL-) y el paciente que tiene una demencia tipo Alzheimer (EA) y necesita supervisión de sus familiares en las actividades de la vida diaria (AVD).

​Investigaciones recientes han demostrado, que la estimulación cognitiva estabiliza la función cognitiva y la realización de las AVD durante un periodo de tiempo variable para cada paciente, en función de su situación previa. Esto supone un alivio, emocional y físico  para los cuidadores de estos enfermos, en general familiares de primer grado. De acuerdo con la evidencia científica existente en la actualidad el entrenamiento y estimulación  cognitiva, el ejercicio físico y una dieta mediterránea equilibrada son factores muy importantes para los pacientes con DCL y enfermedad del Alzheimer incipiente, los cuales, en la primera fase de la enfermedad, no se benefician de tratamientos farmacológicos. Sin embargo, hay un tipo de tratamiento médico nutricional que ha demostrado evidencia científica (en estudios doble ciego) de mejoría de la memoria tanto en pacientes con DCL como de EA en fases iniciales. Destaca el Dr. Cacho.

 

 
Foto de archivo. De izquierda a derecha: El Dr. Jesús Cacho, la Dra. Rosalía García y el Dr. Roberto Rodríguez


Para el  Doctor Jesús Cacho, es preciso que la rehabilitación cognitiva la realicen neuropsicólogos bien formados y siempre tras una valoración exhaustiva de cada paciente.

"Respecto al entrenamiento y estimulación cognitiva en pacientes con DCL y EA en fase inicial, es preciso que la realicen neuropsicólogos bien formados y entrenados en las técnicas de rehabilitación cognitiva. Esto requiere una previa valoración neuropsicológica exhaustiva que incluya todas las aéreas cognitivas (atención. memoria, función ejecutiva, vasoconstricción, etc.). Solo después de este examen, puede planificarse una estimulación cognitiva adecuada para cada paciente".

En la Unidad de Demencias del Hospital General de la Santísima Trinidad, la neuropsicóloga, la Dra. Rosalía García, realiza este tipo de tratamiento de acuerdo con los criterios anteriormente reseñados. "Lo que se busca con estas terapias no farmacológicas es conseguir que el paciente sea feliz. Muchos de los pacientes que presentan Deficit Cognitivo Leve (DCL) acuden a nuestra consulta preocupados por las repercusiones negativas de esta enfermedad a nivel social, laboral y familiar. Pero estas repercusiones pueden ser minimizadas, durante un tiempo, si se realiza una rehabilitación cognitiva temprana", destaca la Dra. García.

 


Terapia de estimulación cognitiva realziada en la Residencia de Mayores de la FHGST


 

Cómo detectar el dolor en pacientes en fases más avanzadas de la EA.

Irritabilidad, confusión, miedo, llanto, cambios en la expresión facial, gritos, agresividad, o falta de apetito, son algunos de los signos que indican que una persona con algún tipo de demencia puede estar sintiendo dolor. Los pacientes con demencia en un estadío de la enfermedad muy avanzado muestran mucha dificultad a la hora de verbalizar lo que les ocurre y sus familiares y cuidadores muchas veces no saben detectar lo que les está pasando. El Dr. Roberto Rodríguez, Director Médico de la FHGST, máster en Demencias por la Usal, señala que en la mayor parte de los casos, el dolor que presentan estos pacientes cuando acuden a la consulta son dolores de tipo osteoarticular, por artrosis, osteoporosis etc. Pero también existen otras muchas causas que pueden desencadenar dolor como: inmovilización durante horas en silla de ruedas o encamados, úlceras de decúbito, infecciones diversas (respiratorias o urinarias fundamentalmente), etc… Cuando un paciente presente alguno de los signos que mencionamos anteriormente, lo mejor es acudir al especialista ya que solo una buena valoración clínica permite diagnosticar estos problemas y establecer el tratamiento adecuado que pueda proporcionar una mejor calidad de vida a estos pacientes y sus familiares-cuidadores.